EL EFECTO QUE TIENEN NUESTROS PENSAMIENTOS EN EL RENDIMIENTO

Nuestra manera de pensar y de interpretar lo que nos rodea influye en cómo nos sentimos y cómo nos comportamos, y esto a su vez va a afectar a nuestro rendimiento a la hora de interpretar y a la hora de afrontar ciertas situaciones.

Los pensamientos por lo tanto juegan un papel importante en nuestra vida.

Muchas veces estos pensamientos o interpretaciones no son correctos y no se ajustan a la realidad, es decir, son malinterpretaciones.

Algunas personas no son conscientes de estos pensamientos, debido a que muchas veces se generan de forma automática y cuesta reconocerlos.

Si, por ejemplo, ante una actuación pienso “me voy a poner nervioso”, “voy a fallar”, “van a pensar que soy un mal músico”, estos pensamientos van a aumentar mi nivel de ansiedad, y a la hora de tocar mi rendimiento va a verse afectado.large__13782780963

SITUACIÓN ——— PENSAMIENTOS ———  CONSECUENCIA (emociones negativas, bajo rendimiento…)

En Psicología se utilizan técnicas para aprender a identificar estos pensamientos poco adaptativos y modificarlos por otros más ajustados a la realidad. Para ello es importante conocer el tipo de pensamientos que tenemos.

Como conclusión: no son las situaciones las que nos crean ansiedad u otras emociones negativas, sino la interpretación que hacemos de estas situaciones.

Más adelante explicaré el tipo de pensamientos que existen y las técnicas que pueden utilizarse para controlarlos.

photo credit: jotaemephoto via photopin cc

CLAVES PARA COMBATIR LA ANSIEDAD ESCÉNICA

Como he explicado en otra entrada más extensamente, la ansiedad es una respuesta que nos prepara ante un peligro. Pero cuando esta respuesta aparece ante estímulos o situaciones que no suponen un peligro real, y crea malestar, es exagerada y dificulta la actuación normal de la persona, nos encontramos ante un problema.

Cierto nivel de ansiedad es beneficioso, pero cuando es excesivo puede ser perjudicial. Un nivel medio de ansiedad es lo mejor.

Para evitar que la ansiedad nos domine y nuestra interpretación se vea afectada se podrían seguir una serie de consejos, explicados a continuación de una manera muy general. Más adelante, en las siguientes entradas, explicaré detenidamente las técnicas que se utilizan para tratar la ansiedad escénica.

Antes de la actuación:file0001446781925

  1. Llevar el concierto bien preparado. Llevar la obra bien preparada nos dará una mayor seguridad. Si no hemos realizado un buen estudio y vamos inseguros es más fácil que sintamos ansiedad. Esta ansiedad es realista, ya que realmente no dominamos lo que vamos a tocar.Si que ocurre que a pesar de llevar la pieza muy bien preparada muchos músicos se siguen sintiendo inseguros, probablemente porque influyan otros factores como la manera de interpretar la situación (pensamientos negativos, automáticos…) o porque no se hayan enfrentado de una manera adecuada a las situaciones en las que hay que actuar frente a un público.
  2. Haber practicado o ensayado con público nos ayuda a exponernos y a que no nos resulte tan brusco el paso al día de la actuación. Es recomendable realizar ensayos gradualmente aumentando el público y aprovechar cualquier situación para actuar delante de alguien (familiares, amigos, compañeros…). Es importante no evitar actuar delante de gente.
  3. Trabajar nuestros pensamientos: saber identificar los pensamientos dañinos, tales como: “me voy a poner nervioso”, “van a pensar que toco muy mal”… y a estos buscarles un pensamiento alternativo realista. De esta manera combatimos los pensamientos que producen emociones negativas.
  4. Aprender técnicas de relajación y respiración que nos ayuden a mantener nuestra activación física en unos niveles que no nos afecten a la hora de interpretar. De esta manera en los momentos previos a la actuación y en el momento de salir al escenario, nos costará menos llevar a cabo la relajación. Esta nos ayudará a estar menos tensos y evitar la rigidez corporal, y hará que subjetivamente nos sintamos más tranquilos.

El día de la actuación:

  1. No “machacar” la pieza, esto puede hacer que nos fatiguemos y, a parte, nos puede crear inseguridad.
  2. Intentar no comer en exceso o, por el contrario, no comer nada. Un término medio. Hay músicos que por la ansiedad el día de la actuación no comen nada, o por el contrario comen mucho.
  3. Llegar pronto al lugar de la actuación para familiarizarse con el lugar._DSC5380
  4. En el momento de la actuación intentar mantener la concentración en nuestra actuación, y no en el público: pensar que sentir “nervios” es natural, y que esto puede jugar a nuestro favor si el nivel no es demasiado elevado.

Después de la actuación:

9. No darle vueltas a los errores que hayamos podido cometer. Posiblemente nos hayamos equivocado, pero hay que ver la situación de una manera objetiva, a pesar de los errores la obra ha podido salir bien en general.

10. Reforzarnos. Es decir, premiarnos por aquello que hayamos hecho bien, tanto con pensamientos de ánimo como con comportamientos que nos resulten agradables. Por ejemplo: pensamientos como “he afrontado la situación lo mejor que he podido”, “esta parte del concierto ha salido muy bien”, o realizar cualquier actividad privada o con otras personas que nos resulte agradable.

Y lo más importante, no ir con actitud de hacerlo todo a la perfección, sino de disfrutar de la música y transmitir nuestro disfrute que, al fin y al cabo, es el objetivo de una actividad musical: transmitir algo, emocionarnos y disfrutarlo.

¿QUÉ ES LA ANSIEDAD ESCÉNICA EN MÚSICOS?

La ansiedad escénica, o miedo escénico, ha sido identificado como un problema bastante común en músicos profesionales y no profesionales.

file000353872920La ansiedad escénica la padecen músicos de todas las edades, niveles de aptitud, experiencia y estilos musicales. Aunque se ha visto que disminuye con la edad y la experiencia.

Maria Callas, Pau Casals, Vladimir Horowitz, Sergei Rachmaninov, Barbara Streisand o Adele son ejemplos de músicos que la han padecido en algún momento de su vida.

Para entender en qué consiste previamente voy a explicar qué es la ansiedad, en términos generales.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es un estado de ánimo negativo caracterizado por síntomas corporales de tensión física y aprensión con respecto al futuro (Amerian Psychiatric Association, 1994).

La ansiedad es una respuesta normal y necesaria que nos prepara frente a un peligro o amenaza, y que posee la capacidad de anticiparse a este peligro. Por lo tanto es una respuesta adaptativa que tiene un valor funcional importante.

Incluso unos niveles medios de ansiedad pueden llegar a ser beneficiosos para el rendimiento.

file1801281015946Sin embargo esta respuesta se convierte en desadaptativa cuando es muy elevada y se anticipa un peligro irreal e irracional, afectando a nuestra vida diaria. Cuando ocurre esto nos encontramos ante un trastorno de ansiedad.

La ansiedad implica tres modos de respuesta:

1. Cognitivo: relacionado con la percepción y evaluación subjetiva de los estímulos y estados asociados con la ansiedad. Por ejemplo la experiencia de miedo, pánico, alarma, inquietud, preocupación, pensamientos intrusivos, etc.

2. Fisiológico: relacionado con el componente biológico. Consiste en un incremento de la actividad del sistema nervioso autónomo, que se refleja tanto externa (sudoración, dilatación pupilar, temblor, incremento de la tensión muscular, palidez facial…) como internamente (aceleración cardíaca, descenso de la salivación, aceleración respiratoria…).

3. Motor: relacionado con los componentes conductuales que pueden ser observados. Concretamente implica las respuestas de escape y evitación, a parte de todas aquellas respuestas físicas que pueden ser observadas (postura, expresión facial, etc.).

¿Qué es la ansiedad escénica en músicos?

En el caso de la ansiedad escénica o miedo escénico, los músicos que la padecen temen toda situación que requiera tener que actuar frente a un público (situación que no supone un peligro objetivo) y donde puedan ser evaluados. Esta situación es percibida como algo negativo y problemático que crea preocupación y angustia.

 IMG_5158

No se trata solo de sentir “nervios”, cosa que es normal antes de salir a interpretar, y algo que sienten muchos músicos, sino una reacción exagerada y persistente ante estas situaciones.

Cuando esa sensación es desproporcionada y dificulta la interpretación nos encontramos ante un problema.

Otra característica es la ansiedad anticipatoria, es decir, días, semanas o incluso meses antes de la actuación, se empieza a sentir ansiedad y comienzan los pensamientos negativos acerca de la actuación (“aunque me prepare bien la obra voy a ponerme nervioso y me va a salir mal”, “no quiero que llegue ese día, lo voy a pasar mal”, … etc).

Numerosos autores coinciden en que la ansiedad escénica es una fobia social específica.

Se ha definido así debido a que se siente un miedo desproporcionado y un malestar que dificultan la actuación normal de la persona, ante situaciones donde se desarrolla una actividad musical (situación específica) y hay que exponerse ante un público, es decir, la persona se ve expuesta a la evaluación de los demás (fobia social).

 JazzBistro6

En cuanto a los modos de resuesta de la ansiedad, las respuestas más comunes y más molestas son las fisiológicas, es decir, los temblores, sudor, aceleración cardíaca y respiratoria, etc., ya que interfieren en la interpretación y ejecución musical.

Aunque no se experimenten respuestas fisiológicas, sí que pueden estar presentes las respuestas cognitivas, referidas a la preocupación, los pensamientos negativos, etc… que hacen que el músico no llegue a disfrutar de la actuación.

Por último las respuestas motoras que se dan en músicos, relacionadas con la ansiedad escénica, pueden ser: no mirar al público, moverse mucho (inquietud motora), hacer movimientos repetitivos, y demás conductas motoras.

Como puede verse la ansiedad escénica es un impedimento a la hora de interpretar y ejecutar música, y sobre todo a la hora de disfrutarla.

Más adelante explicaré las causas y las técnicas que hay para superarla.

Referencias

Dalia Cirujeda, Guillermo. Cómo superar la ansiedad escénica en músicos. Mundimúsica Ediciones.

Kenny, Dianna T., Osborne, Margaret S. (2006) Music performance anxiety: New insights from young musicians. Advances in Cognitive Psychology, Vol. 2, no 2-3, 103-112.

Ryan, Charlene. (2005) Experience of Musical Performance Anxiety in Elementary School Children. International Journal of Stress Management, Vol. 12, No.4, 331-342.