Música y salud

FÁRMACOS: UNA FORMA DE ESCAPAR DE LA ANSIEDAD ESCÉNICA

A lo largo de mi experiencia con músicos he observado que se tiende a recurrir con bastante frecuencia al uso de fármacos para paliar las manifestaciones fisiológicas de la ansiedad (taquicardias, sudoración, temblores…). Uno de los fármacos más utilizados es el Sumial (Propanolol), un betabloqueante que tiene efectos inmediatos sobre estas respuestas tan molestas. Pero también se recurre a benzodiacepinas (ansiolíticos como el Tranxilium…) y Fluoxetina (antidepresivos).

6826256295_11297a4e3d_m (1)

Pero, ¿el uso de fármacos es la solución frente a la ansiedad?.Si quieres obtener una solución inmediata contra las respuestas fisiológicas esto puede parecer una buena solución, sin embargo es algo puntual, ya que la ansiedad sigue estando ahí. Estamos enmascarando la ansiedad escénica, pero no estamos llegando al fondo del problema.

Una forma de escape:
Esta “solución” no es más que una forma de escape de la situación que nos provoca ansiedad. Entraría dentro de las respuestas motoras (comportamientos) que expliqué en la entrada “¿Qué es la ansiedad escénica?”, es una manera de escapar de lo que nos genera ansiedad. Aunque estemos en la situación que nos produce ansiedad no nos estamos exponiendo plenamente ante ella. Sentiremos una sensación de alivio y mejora en el momento, y esto hará que recurramos más veces a los fármacos, creando una dependencia psicológica a estos, ya que no nos vemos capaces nosotros mismos de controlar esa ansiedad, y depositamos nuestra confianza en una pastilla.
Si abusamos de ellos también se puede generar una dependencia física a estos, es decir, el organismo se adapta a ellos y se puede llegar a padecer un síndrome de abstinencia.
Por otro lado el consumo de fármacos provoca tolerancia, necesitamos una mayor dosis para alcanzar los mismos resultados.

Por lo tanto los fármacos no son la mejor solución, enmascaran la ansiedad escénica pero no llegan al fondo del problema. Sí que se puede recurrir de manera puntual a los fármacos, pero no como única solución. Lo mejor en estos casos es trabajar las respuestas de ansiedad desde un enfoque cognitivo-conductual Y adquirir herramientas que nos ayuden a gestionar y controlar estas respuestas.

Referencias:
Dalia Cirujeda, Guillermo. Cómo superar la ansiedad escénica en músicos. Mundimúsica Ediciones
Cester, Anna. El miedo escénico. Orígenes, causas y recursos para afrontarlo con éxito. Ediciones Robinbook.

photo credit: Iñaki Pérez Aguado 36/366 · Domingo post-traumatismo via photopin (license)

Anuncios

MÚSICA PARA REDUCIR LA ANSIEDAD, EL ESTRÉS Y EL DOLOR

La música puede tener efectos positivos para la salud y, en concreto, para la reducción del estrés y la ansiedad. ¿Quién no ha utilizado cierta canción para relajarse o para regular su estado de ánimo?
Estos efectos de la música sobre el estado de ánimo se están utilizando en el ámbito de la salud: en la reducción de la ansiedad ante las operaciones quirúrgicas, la reducción del dolor, la mejora de los efectos que tiene la radioterapia en los pacientes con cáncer, insomnio, etc…

Se ha demostrado que la ansiedad antes de una intervención quirúrgica, por ejemplo, puede reducirse con música que selecciona previamente el paciente, y mejorar el estado de ánimo y el bienestar de este.
Voss (2004) comprobó en varios estudios que los pacientes que habían sido expuestos a música relajante antes de una operación a corazón abierto tenían menores niveles de ansiedad y dolor antes y después de la cirugía.

En otros estudios de Roy, Peretz y Rainville (2008) comprobaron que la sensación de miedo se reducía en una tarea que consistía en que los participantes debían meter la mano en un cubo de agua muy caliente. A un grupo de participantes se les ponía previamente música placentera, a un segundo grupo música desagradable y a otro no les ponían música. Concluyeron que cuando la música era placentera para el oyente la intensidad del miedo a meter la mano en el cubo era menor que en los grupos con música desagradable o sin música.

Zhao y Chen (2009) por otro lado vieron que la música considerada placentera por los oyentes reducía la percepción del dolor en estos.

Otros estudios se han llevado a cabo en unidades de cuidados intensivos para prematuros, consiguiendo un mayor y rápido aumento de peso gracias a la estimulación musical. Este efecto puede ser debido a la relajación que puede producir la música en los bebés.

Por otro lado se ha demostrado que la estimulación musical sirve para aliviar las náuseas y vómitos provocados por la radioterapia en pacientes con cáncer.

Estos resultados nos demuestran una vez más la importancia y beneficios de escuchar música.

REFERENCIAS
Roy, M., Peretz, I. & Rainville, P. (2008) Emotional valence contributes to music-induced analgesia. Pain. vol.134, pp. 140-147.
Voss, JA, Good, M., Yates, B., Baun, M.M., Thompson, A., Hertzog, M. (2004) Sedative music reduces anxiety and pain during chair rest after open-heart surgery. Pain. Nov. 112(1-2):197-203.
Huixuan Zhao and Andrew C. N. Chen (2009) Both Happy and Sad Melodies Modulate Tonic Human Heat Pain. The Journal of Pain. Vol 10, No 9 (September), 2009: pp 953-960.