MÚSICA Y EMOCIÓN II: ¿POR QUÉ LA MÚSICA PUEDE PROVOCAR EMOCIONES?

Según Patrick N. Juslin hay seis mecanismos psicológicos a través de los cuales la música produce emociones.

1. Reflejos del tronco cerebral:la emoción es inducida por la música porque ciertas características del sonido que pasan a través de nuestro sistema perceptivo son interpretadas por nuestro tronco cerebral como eventos importantes que precisan de nuestra atención.

Existen ciertas características de la música que producen un incremento de la activación del sistema nervioso central. Por ejemplo, sonidos que cambian rápidamente, aumento de volumen inesperado, sonidos disonantes, melodías en modos mayores o menores…, provocan una activación en nuestro cerebro.

2. Consonancia rítmica: la emoción es provocada porque un ritmo musical influye en algún ritmo interno del cuerpo (por ejemplo el ritmo cardíaco), de tal manera que el último ritmo se ajusta y adquieren una periodicidad común.

El ritmo cardíaco que ha sido ajustado al ritmo musical puede influir en otros componentes de la emoción, como los sentimientos, y esto puede provocar un incremento del nivel de activación en el oyente. Las características musicales que pueden contribuir a estas reacciones son características que están cerca o son parecidas al ritmo natural del corazón o la respiración de la persona.

3. Condicionamiento: la emoción se produce porque el estímulo musical ha sido a menudo emparejado con otro estímulo positivo o negativo. Por ejemplo, una pieza musical en particular ha podido ocurrir repetidamente junto a un evento específico que siempre ha provocado sentimientos de felicidad, como por ejemplo una reunión con amigos. Después de un tiempo, de repetidas veces que ha ocurrido, la pieza musical por sí sola (cuando los amigos no están) provocará sentimientos positivos.

Si escuchamos una canción cuando nos está ocurriendo una experiencia negativa, y nos ocurre repetidamente, puede ocurrir que en la siguiente ocasión en que volvamos a escuchar esa misma canción, (sin que nos ocurra el evento negativo) volvamos a sentir esa emoción.

4. Contagio emocional: la emoción es provocada por la pieza musical porque el oyente percibe una expresión emocional en ella, debido a diferentes características, por ejemplo, un tempo lento o rápido, modo menor o mayor, volumen alto o bajo, timbre… que hace que la persona lo relacione con un estado emocional, y esta emoción percibida se “contagie”.

Las estructuras musicales tienen características formales similares a las estructuras de la expresión o las emociones.

Por ejemplo una pieza que nos evoque emociones positivas puede ser una pieza interpretada con un ritmo marcado, modo mayor, tempo rápido, etc…, una pieza triste se puede caracterizar por el empleo de modos menores, tempos lentos o volumen bajo.

5. Imaginación visual: Las emociones son causadas al visualizar imágenes que son evocadas por la música. Una canción puede hacernos imaginar un paisaje o escena que nos provoque inquietud, por ejemplo.

6. Memoria episódica: La música puede evocar recuerdos o eventos pasados y la emoción está asociada a estos hechos, que generalmente relacionamos con aspectos positivos o negativos.

Una emoción que suele estar relacionada con la memoria episódica es la nostalgia.

7. Expectativas musicales: A lo largo de nuestra experiencia y aprendizaje hemos acumulado conocimientos en nuestra memoria relacionados con la música, reglas y estructuras musicales, ritmos, armonías y melodías, y esto ha hecho que desarrollemos una “intuición” cuando escuchamos música.

La emoción es provocada porque el oyente tiene unas expectativas con respecto a lo que puede escuchar, y esto es violado o, por el contrario, estas expectativas se ven confirmadas. Muchas veces intuimos cómo va a seguir una pieza musical o canción antes de escuchar esa parte, y cuando no es así, esto crea sorpresa. Cuando nuestras expectativas son correspondidas y suena lo que esperábamos escuchar, esto genera placer.

Varios de estos mecanismos actúan juntos.

Otros factores que pueden influir en la elicitación de emociones musicales.

– Factores situacionales: las emociones musicales ocurren a través de la interacción entre oyente, música y situación.

El contexto: los oyentes reaccionan a la misma canción de diferente manera en diferentes contextos (solo o acompañado, ocasiones o circunstancias especiales como las vacaciones, fiestas, etc….). No es lo mismo escuchar una determinada canción en el trabajo que cuando estamos solos en casa.

– Factores individuales: que pueden potenciar las emociones musicales, como la edad, el género, ciertos rasgos de la personalidad (extroversión/introversión, neuroticismo/estabilidad, etc…), formación musical, preferencias musicales o el estado de ánimo en ese momento.

Por supuesto no siempre que escuchemos música vamos a experimentar emociones. Continuamente estamos escuchando música, a través de la televisión, por la calle, en la radio… y esto no implica que siempre que escuchemos música nos emocionemos.

Referencias:

Orozco Alonso, Maria Teresa. Psicología y música. Editorial grupo 5 (2013).

Juslin, Patrick N.; Vastfjall, Daniel. Emotional responses to music: The need to consider underlying mechanisms. BEHAVIORAL AND BRAIN SCIENCES (2008) 31, 559 –621.

Anuncios

4 comments

  1. Fabuloso artículo! En general, he entendido que la música y las emociones están unidas según situaciones vividas en el pasado. ¿Hay algo de innato en la música? Por ejemplo, el experimento social de tu artículo “expectativas y emociones en la música”, donde la gente adivina la nota que viene después, es necesario que todas esas personas hayan oído primero la escala entera. De hecho, lo hacen tan bien que parece que todos ellos sean músicos, y que por tanto tengan mucha más facilidad para hacer relaciones en su cabeza y saber la nota siguiente. No es innato. También relacionas el modo menor con tristeza y el modo mayor con alegría. ¿Es necesario haber relacionado previamente los modos con las sensaciones o es innato? He probado a tocar a un amigo que no sabía de música un acorde mayor y otro menor,y preguntarle cuál era más alegre, y acertó, y creo que acertarían el 99% de las personas. ¿Es porque de pequeños veíamos dibujos y en esos dibujos había música que relacionaba lo que estaba sucediendo con cosas tristes y alegres? He visto varias veces que alguien le canta a un bebé algo triste y el bebé se pone a llorar, sin necesidad de ver el rostro del que canta. ¿Por qué sucede? ¿Es innato?

    1. Hola Gregorio!, me alegro de que te haya gustado el artículo.
      En cuanto a tu pregunta de si hay algo innato en la música, actualmente se está investigando.
      Daniel J. Levitin sostiene que la comprensión de la música es innata en el ser humano, como la comprensión del lenguaje. La gente que no tiene conocimientos musicales sí que saben diferenciar entre conceptos como ritmo, timbre o tono, aunque sean incapaces de definir lo que es.
      En cuanto a tu pregunta de si la relación modo-emoción es adquirida e innata, todavía no se sabe el por qué se da esta relación. Hay estudios que han observado que al escuchar acordes mayores y menores se activan zonas cerebrales relacionadas con la emoción (tanto si se sabe de música como si no), y que el cerebro produce respuestas distintas a nivel fisiológico cuando escuchamos un acorde u otro. También se ha observado que esta respuesta a nivel cerebral se produce en gente de otras culturas, no necesariamente de la occidental. De todas formas estos datos no son concluyentes y hay que investigar más.

      Por supuesto el aprendizaje juega un papel muy importante, un ejemplo es el que he puesto de la escala pentatónica. Cuando “intuimos” cómo va a seguir una canción es por nuestro aprendizaje. A lo largo de nuestra vida hemos escuchado miles de melodías y estas quedan almacenadas en nuestro cerebro, de manera que podemos reconocer e intuir patrones musicales.

      Se que no he aclarado demasiado tus dudas. Hay todavía mucho campo por investigar.

      Si te interesan temas de neurociencia y música te recomiendo que te leas “Tu cerebro y la música: el estudio de una obsesión humana”, de Levitin; es bastante ameno de leer 🙂

      Un ejemplo que me encanta de diferencias entre modos mayores y menores es la Sinfonía n.1 (tercer movimiento, Marcha fúnebre) de Mahler, una variación en modo menor de una canción infantil popular (llamada Frere Jackes). Cuando pueda colgaré los vídeos para ejemplificar la diferencia entre las emociones provocadas por modos mayores y menores.

  2. Me has aclarado completamente mis dudas. Como interesado pero ignorante del tema que soy, me preguntaba qué se sabía sobre lo innato de la música y específicamente sobre las sensaciones producidas por los modos. Tu respuesta es que “aun no está claro”, y esa es una respuesta buena como cualquier otra. Puedo decir tranquilamente a mis amigos que el acorde mayor y alegre que han escuchado es alegre en muchas otras partes, tal vez en todas, pero que no se sabe porqué. Me dan más ganas de estar atento a cosas nuevas que puedas descubrir. Aunque dudo de que haya mucha inversión sobre este tema ya que práctico no creo que lo sea mucho. Y tal vez mucha gente piense que es mejor no saberlo, aunque yo soy más de pensar como dice en la introducción del libro que me has recomendado: La ciencia no tiene como
    objetivo curarnos del misterio, sino reinventarlo y revigorizarlo.

    Sobre la sinfonía de Mahler, ya conocía ese recurso de cambiar de modo y alguna vez lo he usado (con el cumpleaños feliz, imagina lo poco feliz que quedó), me parece muy divertido. 😀

    1. Me alegro de haberte aclarado las dudas :).
      Inversión en estos temas hay poca, aunque cada vez hay mas investigadores intesados. En otros países hay Institutos especializados en el campo de la psicología musical. En Inglaterra, por ejemplo, ya hay psicólogos musicales, que se dedican al campo de la interpretación musical y a la investigación de todo lo relacionado con la psicología y la música. La editorial Oxford University Press tiene bastantes libros sobre el tema, la mayoria en inglés. En Estados Unidos y Sudamérica también se investiga bastante.
      En cuanto al cambio de modos también he hecho la prueba y había obras que incluso me gustaban más cambiadas 🙂
      Espero que te guste el libro. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s